top of page

Alba Palacios, la primera futbolista transgénero en España

En la actualidad, además de jugar para el Torrelodones CF, Alba Palacios es oficialmente reconocida como persona transgénero y, asegura, que ese reconocimiento también lo ha encontrado en la cancha y con sus compañeras.


Alba Palacios es la primera futbolista transgénero federada en España. En 2017, se sometió a un proceso de transición, así como a un tratamiento de hormonación para poder cumplir con su sueño de poder jugar en un equipo femenil.


Hasta 2017, su nombre fue el de Álvaro Palacios. Y fue en ese momento cuando anunció su identidad transgénero, tenía 32 años. Alba contó para el canal de televisión Antena 3 que comenzó a jugar futbol desde que tenía dos años y fue en el balón donde encontró un refugio y también libertad. “Cuando empiezo a notar que me siento diferente y no entiendo por qué necesito una válvula de escape, el futbol fue la mía”, explica.


A la edad de 10 años, la madrileña ingresó a la cantera del Pozuelo de Alarcón, equipo que milita en la Tercera División española, en donde permaneció hasta los 24 años, incluso debutó con el cuadro mayor como extremo por derecha –sitio que aún ocupa en el campo-. Pero su carrera sufrió una pausa. Álvaro ya no se sentía cómodo por el cómo estaba mostrándose en su día a día.


Con 29 años, regresó al futbol en otro equipo regional de Madrid, el K-2 Majadahonda, en donde comenzó a hormornarse, aunque eso no se lo comentó a nadie del club, exceptuando al entrenador. Después se incorporó por primera vez a un equipo femenil, Las Rozas Femenino CF. Pero antes de hormonarse, se acercó a psicólogos que le ayudaron en el proceso de transición y, durante este paso, también le contó a su gente cercana sobre su elección.


"Es verdad que me hubiera gustado transicionar mucho más temprano. Lo que pasa es que yo creo que cada persona transiciona cuando puede. En mi época era complicado; no había tanta visibilidad como la hay ahora y tenía muchísimo miedo. Al final no sabía ni dónde acudir, ni qué hacer, ni nada”, explica Alba en entrevista para ESPN.


Incluso menciona que su novia, al darse cuenta del cómo se sentía, fue quien le impulsó a hacer la transición. Y aún son pareja. En la misma entrevista, la futbolista asegura que la hormonoación tiene efectos secundarios, por ejemplo: náuseas, calambres y pérdida de masa muscular. Además, asegura que durante el proceso, su testosterona bajó de 600, cuando entrenaba como Álvaro en el Pozuelo de Alarcón, a 15. “No empecé a jugar hasta que mi hormonación no estuviera en valores femeninos”, explica.


Pero no solo fue la gente cercana quien estuvo a su lado para apoyarle, sino también la Real Federación de Futbol de Madrid (RFFM) y la Real Federación Española de Futbol (RFEF), pues ella Alba no sabía si podría jugar futbol en alguna competición oficial en la categoría femenil. El motivo de tal duda era que, a pesar de la transición, en su Documento Nacional de Identidad (DNI) aún aparecía el nombre de Álvaro Palacios, es decir, de manera oficial era un hombre.


Sin embargo, ambas federaciones explicaron que según la Ley de Identidad de Género que desde 2007 fue aprobada en España, las personas transexuales pueden modificar su documento de identidad cuando hayas transcurrido al menos dos años del proceso de hormonación.


En la actualidad, además de jugar para el Torrelodones CF, Alba Palacios es oficialmente reconocida como persona transgénero y, asegura, que ese reconocimiento también lo ha encontrado en la cancha y con sus compañeras: “No he sentido discriminación en ningún momento. Me ha apoyado mucha gente, sobre todo mi presidente, mi entrenador y mis compañeras. Todo ha sido increíble”, comenta para El País.

Commentaires


bottom of page