top of page

Arqueólogos que buscaban la tumba de Cleopatra hallan un peculiar túnel

El túnel descubierto por los arqueólogos bajo el templo de la antigua ciudad de Taposiris Magna, cerca de Alejandría, Egipto, podría ser una señal de que las tumbas perdidas de Cleopatra y Marco Antonio se encuentren en las proximidades.

Taposiris Magna fue fundada hacia el 280 a. C. por Ptolomeo II, hijo del famoso general de Alejandro Magno y uno de los antepasados de Cleopatra (ella misma gobernó desde el 51 a. C. hasta su muerte por suicidio en el 30 a. C.). Durante las excavaciones y exploraciones en curso en el templo, Kathleen Martínez, de la Universidad de Santo Domingo (República Dominicana) y sus colegas descubrieron la estructura a 13 metros bajo tierra. El túnel, de 2 m de altura, había sido excavado a través de unos increíbles 1.305 metros de arenisca.Partes del túnel de Taposiris Magna están sumergidas en el agua, aunque dejando a un lado su parecido con el túnel de Eupalinos, actualmente se desconoce su finalidad. Martínez, que trabaja en Taposiris Magna desde 2004 en busca de la tumba perdida de Cleopatra VII, cree que el túnel podría ser una pista prometedora. Anteriormente, las excavaciones han arrojado pistas que parecen apuntar a la famosa reina y al último de los Ptolomeos.

"Si el túnel conduce a Cleopatra, será el descubrimiento más importante del siglo", afirmó la investigadora dominicana.

El equipo supone que el templo estaba dedicado al dios Osiris y a su reina, la diosa Isis, deidad con la que Cleopatra mantenía una estrecha relación. Anteriormente, ya habían sido hallados monedas con los nombres y las imágenes de Cleopatra y Alejandro Magno, así como figuras de Isis. También se han hallado en el templo pozos funerarios con enterramientos grecorromanos.

Según los expertos, es posible que Cleopatra y su marido Marco Antonio fueran enterrados en tumbas similares, aunque los investigadores no estaban seguros de que el túnel condujera a esas tumbas, pero los trabajos futuros podrían aportar más información.

Para averiguarlo, los científicos van a lanzar la siguiente etapa que consistirá en explorar el cercano mar Mediterráneo. Entre los años 320 y 1303 d. C., una serie de terremotos sacudieron la costa y provocaron el derrumbamiento de parte del templo, que fue engullido por las olas.

Se encuentren o no las tumbas, una excavación a fondo de estas ruinas podría decirnos más cosas sobre la misteriosa ciudad antigua. El túnel ya ha arrojado algunos tesoros: piezas de cerámica y un bloque rectangular de piedra caliza.


留言


bottom of page