top of page

Eskorbuto | Breve historia del grupo

En la primera parte de Movimiento de resistencia, Jakue Pascual analiza el contexto social de los años 80 para explicar la llegada del punk a Euskal Herria. El libro incluye una cronología con todos los conciertos, discos y maquetas del punk de la época, así como un actualizado y extenso anexo con la historia de todas las bandas vascas de referencia. Reproducimos aquí la entrada dedicada a los míticos Eskorbuto.



Recién estrenados los ochenta nace en Santurtzi una de la bandas de punk-rock más emblemáticas en lengua castellana. Eskorbuto lo forman Jesús Ma Expósito López, Iosu, Juanma Suárez Fernández, Jualma, y Francisco Galán Portillo, Paco. Su primer concierto lo ofrecen en un colegio de su localidad ante niños de 10 años. Confeccionan una maqueta, se van a Madrid con la muestra y en 1983 Spansuls les edita su primer single, el brutal «Mucha policía, poca diversión», que en su cara B está acompañado por «Enterrado vivo» y «Mi degeneración». Repetición de la jugada, pero la policía les intercepta en un control de carretera y al ver los títulos de las canciones de la maqueta son detenidos y acusados de injurias al Estado. Los encarcelan aplicándoles la ley antiterrorista. Reciben el apoyo de muchas personas pero la solidaridad no llega desde Euskal Herria y el organismo antirrepresivo Gestoras pro-Amnistía no hace ningún amago de personarse. Un desplante que marcará el giro de Eskorbuto hacia el antitodo y el descreimiento en la «causa» y la revolución vasca.


Esto se percibe nítidamente en su siguiente trabajo de 1984, un compartido con RIP también para Spansuls, donde además del hit «Mucha policía, poca diversión» y la inclusión de «Ratas de Bizkaia», que será uno de sus temas bandera durante la primera época, incluyen el controvertido tema «A la mierda el País Vasco» donde dicen lo siguiente: «A la mierda, a la mierda, a la mierda el País Vasco./ A la mierda, a la mierda, a la mierda va./ Las Gestoras pro-Amnistía dormían,/ mientras nosotros nos pudríamos de asco». Un desencuentro que alimenta una agria polémica en torno a la manipulación o no del RRV y que es amplificado por el veto que se ejerce sobre Eskorbuto para que no participe en la campaña Martxa eta Borroka. Pero no cejan y este mismo año de 1984 sacan su primer LP con Twins, «Eskizofrenia». Rechazan encuadrarse en la escudería de la marca RRV comandada por Soñua: «El rock no tiene patria, ni siquiera la vasca» (cita extraída de la novela de Beñat Arginzoniz, «Pasión y muerte de Iosu Expósito», Ediciones El Gallo de Oro, 2014).


Graban una cassete con Suicidas, «Ya no quedan más cojones Eskorbuto a las elecciones» (1986), que contiene además del tema del título: «Escupe a la bandera», «Cuando los dinosaurios dominaban la tierra», «La sangre, los polvos, los muertos», «Maldito país» y «Abajo la ley»; repiten este mismo año con el LP «Anti-Todo», que con el tiempo se convertirá en todo un clásico del punk-rock, finalizando la temporada 86 con el disco directo «Impuesto revolucionario» que, pese a tener los derechos Discos Suicidas, terminará siendo distribuido por DRO. El siguiente LP será «Los demenciales chicos acelerados», que edita Suicidas en 1987 y que verá la luz también de la mano de Twins al año siguiente, tras sustraer los Eskorbuto el máster que estaba en poder de la discográfica vizcaina. Un disco conceptual concebido a modo del «Quadrophenia» de The Who, por quienes Iosu sentía adoración.


Los Eskorbuto crean Butoeskor, su propio sello discográfico, y con él editan en 1991 «La más macrabra de las vidas». Un título en consonancia con el desgaste físico y psíquico que ha hecho mella en el combo de Santurtzi, derivado de la adición a la heroína y al síndrome de inmunodeficiencia adquirida que contraen sus pilares Iosu y Jualma; aún así, en 1991 y con Matraka Diskak, firman «Demasiados enemigos», con algunos temas francamente buenos como el premonitorio «Adiós, reina mía».


El 31 de mayo de la primavera de 1992 fallece Iosu y enseguida le acompaña Jualma, el 9 de octubre del mismo año. Solo queda Paco el batería, que ya trabaja con Iñaki Gato de Speed al bajo y recluta para las guitarras al ex-Tiananmen Urko Igarteburo y a Garlopa de Eskombro, con los que cumplimenta el proyecto que había comenzado con Jualma, «Akí no queda ni Dios», que sale con Basati en 1994.


Paco continúa con Eskorbuto, enrola a nueva gente y saca dos nuevas entregas que no cuajan: “Kalaña” con Suicidas en 1996 y dos años después «Decadencia». Tras lo cual disuelve la banda. Y desde ese mismo instante no han hecho más que salir recopilaciones del grupo, editándose hasta sus sesiones de «Ensayo 1982», lo que demuestra que el interés por la banda de Ezkerraldea sigue vigente.


Y en relación a esto transcribimos unas curiosas declaraciones que sobre Eskorbuto ha efectuado el internacional actor Benicio del Toro, durante su paso por el Estado español para rodar el filme Un día perfecto de Fernando León de Aranoa, y que luego fueron recogidas por distintos medios de comunicación como el diario El Mundo (Custodio Pastor, «Benicio del Toro: “Prefiero ser león a hiena”» (26-08-2015). «Ah, también escuché mucho durante el rodaje a Eskorbuto», añade. ¡Eskorbuto! «Es una de las mejores bandas que he descubierto. Son de Santurce, del País Vasco. Yo soy de Santurce, pero de Puerto Rico».


Huelgas, conflictos obreros, agitación, guerra sucia, crisis, represión, paro, desilusión, heroína y bombas. La de los ochenta es una década llena de emociones, de cruda realidad y de sueños. Entre pelotazos, controles, botes de humo y porrazos, el no future desesperanzador y la utopía movilizadora, se abre paso en Euskal Herria una nueva generación, un potente y heterogéneo movimiento de resistencia compuesto por jóvenes de distintas adscripciones ideológicas. Abertzales, antimilitaristas, libertarios, ecologistas, feministas… se unirán en torno a una tupida red de medios contrainformativos y gaztetxes; rularán de concierto en concierto y de mani en mani.


Jakue Pascual sigue adelante en su tarea de documentar y analizar el movimiento de resistencia juvenil que se desató en Euskal Herria en los años ochenta. En el primer volumen abordó el contexto, la crisis y el punk. Y en el segundo, a la venta a partir del 11 de febrero, se adentra en las okupaciones, las radios libres y los fanzines.


Primer volumen: Contexto, crisis y punk El punk, el asamblearismo y la percepción de una comunidad vasca reprimida por el Estado y oprimida por el sistema capitalista en un contexto de crisis económica y política, favorecieron el desarrollo de un movimiento que, mediante elementos como el Rock Radical Vasco, derivó en toda una serie de propuestas y alianzas culturales y políticas.

(*) Completado por una cronología que recoge todos los conciertos, discos y maquetas del punk de los ochenta, además de un actualizado y extenso anexo con la historia de todas las bandas vascas de referencia.


Segundo volumen: Radios libres, fanzines y okupaciones La segunda parte de Movimiento de resistencia es uno de los análisis más exhaustivos y extensos publicados hasta la fecha en torno al fenómeno comunicativo que supusieron las radios libres y los fanzines en los años ochenta en el país, aportando información inédita y recopilando otra de proyectos que se fueron quedando por el camino. Además, a partir de entrevistas con los protagonistas y partiendo de su propia experiencia militante, Jakue Pascual nos ofrece un recorrido por los gaztetxes, reviviendo una época de la que, como muestra este trabajo, aún queda mucho por contar.



Yorumlar


bottom of page