top of page

Ranas, el asentamiento arqueológico de la Sierra Gorda Queretana

Tras permanecer cerrado por casi dos años, el INAH firmó un acuerdo con una particular y el público ya puede visitar; se encuentra ubicado en San Joaquín

En diciembre del año pasado se reabrió la zona arqueológica de Ranas, de San Joaquín, luego de estar cerrada al público por casi dos años. Y el pasado martes se oficializó la reapertura de los vestigios de Ranas, con presencia del director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto Hernández, el presidente municipal de San Joaquín, Manuel Ledesma Robles, y el Oficial Mayor, Mario Ramírez Retolaza.

La apertura se oficializó mediante el acuerdo de una permuta con la propietaria del predio de entrada a la zona arqueológica, a cambio de una permuta de otro terreno, lo que da certeza jurídica a los dueños y al paso de visitantes, detalla la información compartida por las mismas redes del Centro INAH Querétaro.

La Zona Arqueológica Ranas es un asentamiento antiguo de la Sierra Gorda Queretana muy relevante para la arqueología nacional que, junto con el poblado hermano de Toluquilla, controló la porción sur de esta vertiente de la Sierra Madre Oriental por un lapso mayor a mil 200 años hasta el momento del contacto hispano.

Ranas recibe este nombre debido a que, a su llegada, los conquistadores españoles encontraron a tres kilómetros de la zona una laguna repleta de estos anfibios.

Este sitio formó parte de la cultura serrana, la cual generó una arquitectura, un estilo cerámico y prácticas culturales singulares. Sus habitantes planificaron la ciudad desde la selección del lugar hasta el aprovechamiento eficiente del terreno y la ubicación de sus edificios; éstos suman más de 180, incluidos dos juegos de pelota.

Ranas es la primera zona arqueológica explorada y habilitada al público en el estado de Querétaro, en 1987, luego de tres temporadas de mantenimiento y conservación.

Desde sus exploraciones iniciales se le identificó como un exponente importante de la población serrana que edificó este sitio por su especialización en la minería subterránea del pigmento de cinabrio, que en términos de la cosmovisión mesoamericana es un atributo de los dioses del inframundo y también como un símbolo de poder y rango social en distintas sociedades con las que tuvo contacto del México antiguo.

El horario para visitar Ranas es de miércoles a domingo, de 9:00 a 17:00 horas. Lunes y martes la zona permace cerrada, y tiene un costo de acceso de 70 pesos.

Comments


bottom of page